UNA HISTORIA DE AMOR, ARTE Y MERMELADA

Todo empezó así:

1979

Un pequeño niño italiano observa atentamente como su madre Dª. Domenica Lo Russo, elabora artesanalmente como buena italiana del sur: el pan, la pizza, pasta fresca, sabrosos postres, galletas, confituras, mermeladas y otras conservas.

El gusto e interés del jovencito por la elaboración artesanal y la buena cocina va creciendo con el tiempo, integrando en su estilo de vida el consumo de productos frescos, naturales y saludables.

Mientras tanto en otro lugar del sur de España, una pequeña niña observa como en los almacenes debajo de la casa donde reside, su padre y tío (Los Hermanos Martínez) continúan la tradición familiar dedicándose al envasado con marca propia de azúcar, legumbres, aceite de oliva, y a la comercialización de otros productos alimentarios para su distribución a supermercados en varias poblaciones del sur de España.

sn_01

2009

El joven italiano, habiendo cumplido 40 años, y durante uno de sus viajes a la India conoce a una señorita del sur de España. Posteriormente decide viajar a este país para visitarla.

Deslumbrado por la acogedora y alegre vida del sur, sintiéndose atraído por el destino y con ganas de dar un nuevo giro a su vida, decide dejar atrás sus negocios en el centro de Milano para emprender el negocio de su vida, en busca de amor, serenidad, inspiración, y contacto directo con la naturaleza.

Ambos deciden instalar su residencia en una típica vivienda andaluza que antiguamente había servido como obrador de pan y tienda de alimentación, regentada por los abuelos maternos de la señorita: por Dª. Isabel Molina Sáez, quién por su agradable carácter y condición fue muy querida por todos, dejando un bonito recuerdo en su pueblo natal de Chercos.

Este pequeño municipio, acogedor y tranquilo, fundado en los años 40 por el entrañable y admirado Sr. Antonio Sáez (hermano del abuelo de la señorita), es pueblo heredero del antiguo poblado Morisco de Chercos Viejo, ubicado en la Sierra de los Filabres y límite sur del Valle del Almanzora, en la provincia de  Almería (Andalucía).

2011

El contacto con la naturaleza y la tranquilidad del nuevo entorno donde se encontraban, le inspiraron a él y a la señorita (¡Aahh, por cierto, olvidé deciros que se casaron!), poner en marcha una actividad donde poder desarrollar las habilidades que desde siempre le habían cautivado.


2012

A escasos metros de su hogar, junto con el hermano de la señorita, quien al conocer la bonita idea de negocio, participa sin dudarlo desde el primer momento, deciden reformar un antiguo local familiar propiedad del Sr. Antonio Sáez Soriano, carpintero del pueblo y alcalde en los años 80.

Desde Italia un buen amigo de los personajes de esta historia (de origen genovés) manifestaba continuamente su interés por participar en el negocio con la finalidad principal de poder comer mucha mermelada gratis.

2015
Finalizada la reforma y adecuación de la antigua carpintería, esta pasa a convertirse en una coqueta y pequeña fábrica artesanal destinada a la elaboración de unos productos muy especiales, con corazón y arte “HeArt Made Food”.

Esta es la particular historia de Lorusso y Sáez, S.L.: Unión de dos culturas Mediterráneas con amplia tradición en la elaboración de alimentos artesanales, y de 4 personas unidas por la ilusión y el amor en ofrecer unos productos de marca única, combinando la tradición con estilos frescos, modernos, elegantes e innovadores.

Las bonitas historias comienzan y terminan dando las gracias.

Para nuestro inicio fue fundamental contar con la colaboración y el apoyo de familiares, amigos y profesionales del sector. Especialmente a nuestros queridos amigos Cris y Nana por su incondicional ayuda y fe en este proyecto. Muchas gracias a todos ellos.

Si quieres saber como continúa nuestra historia pincha aquí.